Mi Alma Vivirá en Canciones

Disco de la Audiencia
1115
SOZIEDAD ALKOHOLIKA
Sistema Antisocial
Sistema Antisocial
Logo del Grupo

Semana 1099: JUDAS PRIEST - Battle Cry

Portada del Disco

Judas Priest; si tengo que pensar en una banda que defina el Heavy Metal con todas las letras sin lugar a dudas es en la primera que pienso. Pese a que, en sus comienzos en unos lejanos primeros años 70 tenían un aire hippiesco, a medida que fue avanzando la década, evolucionarían hacía el Heavy Metal, para plantarse en los 80 como una de las bandas más potentes del género, ahí están discos indiscutibles como “British Steel” o “Defenders of the Faith” por citar solo un par.

Durante el nuevo milenio Judas Priest siguió funcionando a pleno rendimiento, tras unos turbulentos años 90. Sin embargo llegados a 2011 anuncian una noticia que ningún fan quiere oír, una gira de retirada, la cual pasó por España junto a Motörhead y Saxon, como invitados de lujo. Pero al poco tiempo parece ser que lo de retirarse se les fue de la cabeza y aquí siguen años después repartiendo su música por el mundo. En este tiempo nos han brindado con un álbum de estudio, “Redeemer of Souls” (2014) y el más reciente CD/DVD, “Battle Cry”, el CD de audio tomado del concierto que ofrecieron en el festival Wacken en 2015, así como el DVD de esa actuación, que cuenta también como bonus con: “Screaming for Vengeance”, “The Rage” y “Desert Plains”, temas tocados en un directo en Gdansk (Polonia) en Diciembre de ese mismo año.

Con este disco en directo entiendo que Judas Priest vienen a reivindicar que aún les queda mecha para rato pese a lo del amago de retirada. Muestran un gran sonido, definido y potente, con la voz de Halford cumpliendo a un buen nivel a sus sesenta y tantos años, digno de admirar, sabiendo la exigencia vocal que tiene su repertorio. Los “twin guitars” Glenn Tipton y Richie Faulkner parece que lleven toda la vida juntos, la verdad que el chico nuevo parece el K. K. Downing de hace 30 años. La base rítmica de Ian Hill y Scott Travis va al 100% para que el resto vaya sobre ruedas.

Judas Priest comienzan el concierto con la intro “Battle Cry”, para arrancar fuerte con “Dragonaut”, uno de los temas más directos de su última obra en estudio y uno de los que más me gusta. Seguido del clásico “Metal Gods”, tras la cual introduce al público al grito de “Is everybody ready for some Judas Priest style Heavy Metal!?” el tema “Devil’s Child”, con esas guitarras cortantes que hace que se te ericen los pelos.

El siguiente tema es “Victim of Changes”, tema extenso y electrizante que en este directo de 2016 suena mucho más metalizada, destacando la presencia de doble bombo en algunas partes, diferente a la versión original de 1976, pero no por ello fastidiando la canción. Después de este viaje a sus primeros años, siguen el concierto con dos cortes actuales como son “Halls of Valhalla” y “Reedemer of Souls”, para volver después de nuevo al pasado con un emotivo “Beyond the Realms of Death” y la caña con “Jawbreaker”.
Acercándose ya el final del concierto, llega clásico tras clásico. No puede faltar como no, la archiconocida “Breaking the law”. Introducida bajo el ruido de motor, “Hell Bent for Leather”, con Halford en la moto sobre el escenario y después de “The Hellion” hilada con “Electric Eye”. Con “You’ve got Another Thing Coming”, el público está entregadísimo coreando hasta la saciedad, los Judas que saben cómo jugar sus cartas alargando esta canción, en la que incluyen unos solos de guitarra de altura, para darnos paso al final con el público pidiendo “Painkiller”. Con ese inicio de batería inconfundible, las guitarras afiladas y Halford demostrando porque es apodado “el Metal God”, hace frente al tema, echando el alma en esta canción y dejándonos un final apoteósico.

Comentario por Isma Wildside

Fotografía por JUDAS PRIEST

Imagen del Grupo